Gibraltar vista desde Ceuta

África mira Europa

Europa se encuentra en un momento de su historia ante grandes retos y incertidumbres sobre su proyecto global. Dos décadas desde la ampliación a los países del Este, Europa parece inmovilizada: el Brexit, los populismos, la desafección ciudadana, etc. Al mismo tiempo, se encuentra ante grandes desafíos como la ciberseguridad, la crisis de los refugiados y la brecha digital en el mundo rural.

África, en estos momentos está avanzando en su unión política a tiempo que está trabajando para la unión económica de los países africanos. El crecimiento económico ha aumentado durante la pasada década a un ritmo notable. Se están acelerando las reformas estructurales acompañada de las inversiones en los sectores estratégicos. La región ha dado grandes pasos y se encuentra a punto de convertirse en el próximo gran caso de éxito del mundo en desarrollo.

Europa, a 14 km de distancia, debe mirar África, gestionar con generosidad los flujos migratorios, asegurarse, a corto plazo, una posición dominante, económica y culturalmente hablando. África será un pulmón de la economía global. Si Europa apuesta por un nuevo modo de cooperación con pueblos vinculados con ella por la cultura y la historia, podrá ayudar a levantar la civilización del futuro.

África no debe ser para Europa sólo un socio de interés, no hay que mirar al continente sólo como un mercado de beneficios, sino como un socio de co-desarrollo, es decir, de enriquecimiento compartido. Europa debe apostar por la ayuda a África en grandes proyectos de infraestructuras, entrar en asociaciones con los países que lo deseen, relacionarse con China para evitar que los africanos den la espalda a Europa.

Europa, tiene que olvidarse de la época de las colonias, ayudar a África para que no siga exportando seres humanos, construir un espacio de cooperación social que asegure beneficios a los dos continentes, que tapone la hemorragia de la inmigración y que ayude a dar el salto a una nueva era de desarrollo y progreso. Para cambiar la realidad presente y construir esa nueva relación hay que trabajar en la consolidación y extensión del inmenso ámbito de cooperación, en vez de remover siempre en los factores excluyentes.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *