Cumbre UE-China - Saif.world

Cumbre UE-CHINA

Los productores estadounidenses, australianos o neozelandeses que imitaban productos europeos para el mercado chino, ya no podrán seguir haciéndolo. Esta semana, Europa y China firmaron un modesto acuerdo para proteger mutuamente las denominaciones de origen de una serie de alimentos y bebidas, desde queso griego Feta hasta la salsa picante de habas “Pixian”.

Suena a chiste el acuerdo final, teniendo en cuenta el “bombo” que se le ha dado a este encuentro de alto nivel, una cumbre “virtual” presidida por la Comisión Europea con Ursula von der Leyen, el del Consejo, Charles Michel y la canciller alemana Angela Merkel, y al otro lado de la mesa “pantalla” estaba el todo poderos Xi-Jinping. Europa pretendía que China abra sus mercados a las empresas europeas, que reduzca sus emisiones y respete a las minorías.

La fuerza negociadora de China con la unión europea era consecuencia de los últimos datos sobre su economía: será la única gran economía que evite la caída en una recesión técnica, China logrará un crecimiento positivo en el conjunto del año. La economía del ‘gigante asiático’ será más grande y sus ciudadanos tendrán una renta media superior pese a haber sido el epicentro de la pandemia del covid-19. La rapidez para controlar el virus y su vuelta a la normalidad ha permitido al país producir y exportar todo lo que las economías afectadas no podían generar porque se encontraban en el confinamiento. China ha abastecido al mundo en lo peor de la pandemia y eso ha beneficiado a su economía de forma evidente. Pero el gobierno chino está muy preocupado por una posible formación de un frente transatlántico contra su estrategia expansionista por culpa de hechos como la firma de una carta de intención sobre 5G durante la visita de Pompeo a Europa, seguido del anuncio del Reino Unido y Francia de que Huawei quedarán fuera de sus redes en los próximos ocho años.

Al final esta cumbre no ha resuelto los temas más espinosos como el acuerdo climático, la guerra digital, los derechos humanos y la protección de las minorías. Y cada vez más, la estrategia europea va encaminada a estrechar los lazos comerciales con Japón y Corea del Sur para retírale la alfombra de bajo de los pies de China. De momento a la espera de la entrada de las Quelitas y Sobrassada Mallorquina al mercado oriental, la salsa de habas y queso feta ya tienen vía libre al mercado chino.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *