La diplomacia de las vacunas

El mundo se enfrenta a la cuarta ola de corona virus dividido y a ciegas, mientras las campañas de vacunación van a un ritmo acelerado en Europa y Estados Unidos; 130 países en el mundo aún no han recibido ni siquiera una dosis de la vacuna, la población total de esos países es de 2.500 millones de personas. Mientras tanto, no para la fabricación de las vacunas y también de conceptos nuevos. El último es “diplomacia de las vacunas”.

Las tres potencias vacunales en este momento son “Rusia, China e India” que han desarrollado vacunas anti-covid con cierto éxito. Así, revelan su capacidad de innovación y producción en el campo de la salud y desafían a los jugadores tradicionales. Sin embargo, la tasa de vacunación de su propia población es muy baja en comparación con muchos países. Según Bloomberg, el 4,1% de los indios, el 4% de los rusos y el 6% de los chinos habían recibido al menos una dosis a fecha de ayer, el 14 abril.

Por otro lado, para ejercer esta diplomacia vacunal, están siguiendo diferentes formas de presión según el contrincante. En estos momentos, India y China son los dos únicos países productores que donan vacunas. La diplomacia vacunal de Nueva Delhi se centra en Asia, donde compite con China, aunque Mauricio o Seychelles han recibido envíos indios. Los países que reciben donaciones no son ni los más afectados por la pandemia ni los más pobres.

Rusia, por otro lado, prefiere vender su vacuna. Ha encontrado varios clientes en el continente africano: Argelia, Túnez y Guinea. La Unión Africana también ha pedido dosis a Moscú. Todavía no se ha llevado a cabo ninguna entrega gracias a este mecanismo africano.

Estados Unidos se ha asegurado de que todos los adultos de Estados Unidos reciban sus dosis de la vacuna contra la COVID-19 antes de finales de mayo. Es decir, 400 millones de personas serán vacunadas antes de finales de julio. Por eso no es de extrañar que el nuevo término “diplomacia de las vacunas” proviene de la psicología del miedo de Estados Unidos y Occidente. Muchos países han solicitado a Estados Unidos que facilite vacunas contra la COVID-19, pero el gobierno de Estados Unidos no ha proporcionado la vacuna a ningún otro país. Al respecto, la asesora de Joe Biden, Jen Psaki explicó: “Nuestra prioridad es asegurar que el pueblo estadounidense esté vacunado. Después de completar las vacunaciones de nuestros residentes, contribuiremos activamente con la comunidad internacional”. De cara a una comunidad de destino común para la humanidad, esta retórica es dolorosa.  

YOU MAY ALSO LIKE

La diversidad, ¿hablamos?

La gente quiere ver personas cercanas a nuestra realidad dictando nuestro día a día, no a señores o señoras funcionarios provincianos de toda la vida encerrados en su despacho-caparazón aplicando soluciones desde su pequeñísimo cobijo.

Día de África

Como bien dice un proverbio Suajili: “si no tapas los agujeros, tendrás que reconstruir las paredes”.

Deja una respuesta