La Muralla China en África - Saif.world

La muralla china en África

Desde Tánger a ciudad del cabo, la presencia del dragón asiático en África es sistémica: plantas hidroeléctricas, ferrocarriles, puertos, aeropuertos, carreteras, grandes edificios, energías renovables, nuevas tecnologías.

La relación de china con África comenzó con la ruta de la seda, una red de itinerarios comerciales establecidos a partir del negocio de la seda china desde el siglo I antes de Cristo. La actual expansión de la potencia asiática brotó hace casi tres décadas; en los noventa, china decidió que sus empresas deberían salir para ser consideradas importantes y como eje de esa expansión estableció África como una prioridad, apostó a largo plazo África en un m omento que nadie miraba el continente. África en esa época era vista por otras potencias como un foco de inestabilidad.

Según cifras oficiales, el volumen del comercio chino-africano a finales del año pasado superó los 200.000 millones de dólares. Por otro lado, nos encontramos con una Europa que ofrece al continente una ayuda al desarrollo condicionada a contrapartidas políticas y que no consigue superar la cifra de 20.000 millones de euros. China ofrece en cambio inversiones y préstamos basados en el concepto “win to win” el beneficio mutuo sin injerencias en asuntos internos, una opción muy atrayente para los gobiernos africanos.

China en esta nueva etapa de su plan de expansión, centra su estrategia africana en un nuevo denominado “la franja y la ruta “conocida también como la Nueva Ruta de la Seda. Se trata de un gigante proyecto de infraestructuras que busca tejer una red de comercio mundial que mediante el “poder blando”, los países graviten alrededor de sus intereses. Este proyecto involucra indirectamente a 65 países, tendría el 60% de las reservas energéticas del mundo, beneficiara al l 70% de la población global y controlara el 55% PIB mundial. Este proyecto faraónico pasara por África, Europa, Asia sur -oriental, Asia central y oriente medio. Se prevé que finalice en 2030 y supondrá una inversión de más 1.4 billones de dólares en los diferentes países por donde pasa.

Se resume esta relación chino-africana en este extracto del discurso del presidente Xi Jinping en la apertura del ultimo foro económico bilateral: “Los más de 1,300 millones de chinos siempre comparten con los más de 1,200 millones de africanos el mismo aliento y destino. Siempre respetando, amando y apoyando a África, China persevera en las cinco abstinencias: no interferir a los países africanos en su exploración de caminos de desarrollo acordes con sus condiciones nacionales, no intervenir en los asuntos internos de África, no imponerles su propia voluntad, no añadir ninguna condición política a las asistencias para África y no procurar intereses egoístas políticos en las inversiones y la financiación para el continente.”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *